¿Cómo puedo vivir con estas tarifas tan bajas?

5 euros articulos

Estoy segura de que habrá muchas personas que hayan entrado en el blog y al ver mis tarifas de redacción freelance hayan dicho ¡buff, qué caro!, como muchos otros habrán dicho ¿pero puede vivir con esto?

Si algo tiene que no haya unas tarifas fijas por este tipo de trabajos es que cualquiera puede ofrecer las tarifas que le parezca, sin conocer realmente el trabajo que hay tras los artículos que se realizan; y quien valora realmente el trabajo de los redactores está dispuesto a pagar lo que corresponde (aunque no sabe cuánto tiene que pagar). Esto hace que haya tarifas muy variables de redacción. E incluso, después de ofrecer una tarifa baja te querrán rebajar.

¿Tu proyecto realmente merece la pena?

A veces, el principal problema por el que muchas personas pagan poco es porque no están convencidos totalmente de su proyecto. ¿Cómo voy a pagar 150 euros al mes por 30 artículos de más de 200 palabras cuando no creo que lo que estoy haciendo me devuelva esos 150 euros o más cada mes?

Piensa los artículos que necesitas. Calcula lo que tendrías que pagar. ¿Lo pagarías? Si tu respuesta es no piensa ¿realmente mi proyecto es tan bueno como pensaba inicialmente? Ni plan de empresa necesitas.

Vivir con mis tarifas ¿es posible?

Bueno… a lo que iba. El otro día me llegó un contacto de una chica que me preguntaba si puedo realmente vivir con estas tarifas tan bajas. Si no tuviera tanto trabajo detrás, si no tuviera una clientela realmente establecida y fuera ganando nuevos clientes (conforme otros van reduciendo sus pedidos, quieren rebajar sus tarifas o dejan de contratar servicios) no me sería posible vivir de esto. Y sí, ahora, donde estoy, puedo vivir de ello… sin grandes lujos. Si viviera en otro sitio (por ejemplo Barcelona o Madrid) quizá no. Y quizá si algo cambia tampoco… hace poco la petición de reducción de tarifas por parte de un cliente me supuso un desbarajuste importante… 

Los gastos ocultos (y no tan ocultos) de la redacción freelance

Hay que pensar que de lo que cobro más de la mitad no es para mi. Un autónomo paga  más en gastos de lo que cobra…

Si hacemos un sencillo cálculo ficticio:

  • 190 euros cuota autónomos (250 euros o más cuando deje de tener la cuota reducida)
  • 21% del irpf
  • 21% del iva
  • Otros gastos

Cobrando 1000 euros al mes (más iva – 1210 euros), sin ningún gasto a mayores:

  • 190 euros menos Seguridad Social
  • 210 euros menos irpf
  • 210 euros menos de iva (lo que va a mayores sobre los 1000)
  • 40 euros (más iva) asesoría (un capricho que me quiero permitir)

_____________________________________

Resultado total de dinero que queda tras haber quitado los gastos mínimos: 600 euros (aproximadamente, ni lo he calculado). ¿Cuánto hay que trabajar para conseguir facturar 1210 euros para ganar 600 euros?

Para ganar 1000 euros más iva tendría que hacer 200 artículos con 200 palabras o más y que el cliente me pagara 5 euros por cada uno de ellos. Aunque parezcan muchos a simple vista, hago más artículos cada mes, y no todos los clientes pagan eso…

Y, por su puesto, hay más gastos. Que si internet, dominios, hostings, etc. Lo que se tenga contratado.

Y si nos lo planteamos así… no cobro mucho, no. ¿Debería cobrar más? Puede. ¿Debería cobrar menos? Clientes anteriores tienen tarifas inferiores que no han sido actualizadas.

Es lo mismo que cuando nos vamos a tomar un refresco a un bar. ¿1,5 euros (en el mejor de los casos) por un refresco cuya botella de dos litros me cuesta menos en el supermercado? Pues sí, duelen un poco, pero hay muchos gastos detrás de eso. Y además, recibo servicios extra que no tengo en mi casa al tomar el mismo refresco.

No, mis tarifas no son altas

Soy consciente de que mis tarifas no son altas, aunque hay quien cobra muchísimo menos, pero intento adaptarme un poco al mercado y ofrecer tarifas que me traigan clientes con los que conseguir una cantidad mensual superior a la que me supondría un trabajo en mi zona (o en otras donde pagan algo más, porque también en el trabajo por cuenta ajena hay sueldos que es mejor ni nombrar).

Sé que pierdo algunos clientes que no están dispuestos a pagar si quiera mis tarifas, pero también sé que me quedo con los clientes que valoran mi trabajo (y algunos otros que quizá no tanto).

Y ahora sólo me queda seguir hacia delante ¡y ver qué me depara el futuro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *